Luis Aragonés, el eufemismo de la blasfemia

Si Luis Aragonés hubiera gobernado España, ahora conoceríamos más de 10 formas de enfrentar la fea palabra crisis. En la cancha, el entrenador vive de sus decisiones pero nada es lo que parece. Ganar para ocultar, eso fue lo hizo a Luis Aragonés mostrar la verdad mal interpretada para obtener la victoria. Su lengua materna fue el eufemismo aunque siempre lo disfrazó de blasfemia.

En la dirección de un equipo tenía dos premisas: La primera, cuando el rival se equivoca nunca hay que interrumpirlo y la segunda, en las batallas deportivas con frecuencia gana el más malo.

Aragonés jugó 13 partidos como internacional, logró tres ligas y dos Copas del Rey (antes Copas del Generalísimo). Sin embargo, encontró en la dignidad del jugador la forma exacta de alcanzar la impopularidad.

Image

El balompié español no tenía urgencia de renovar a sus leyendas pero Luis Aragonés se dirigía hacia ese rumbo porque reveló que en el rechazo al buen gusto futbolístico se encontraba la forma de hacer cosas diferentes y trascender desde el puesto de entrenador. En 1975 ganó una Copa Intercontinental, y en 1976 ganó su única liga como entrenador.

Ganó Copas del Rey con el Betis, con el Barcelona y con el Atlético de Madrid, equipo que entrenó en numerosas ocasiones, y del que salió en varias de estas temporadas por malos resultados, pero ahí estaba su esencia, la de poner a un mediocampista defensivo cuando todos colocaban dos, con la idea d de que el primero (Xabi Alonso) haría correr a los dos con lo que se ganó el mote de maestro del contraataque pero basado en el equilibrio de todas las líneas en la cancha.

Y bajo el principio de tocar mucho el balón y tenerlo poco, explotó el talento de jugadores del Mallorca, Oviedo, Valencia, Sevilla y Espanyol donde dejó claro que las cosas en una cancha podrían evolucionar a partir de pensar antes de moverse.

Y fue el cerebro de Luis Aragonés que llevó  a la selección española a despojarse de ese complejo cenizo de la intrascendencia. Conquistó del Campeonato de Europa de Selecciones Nacionales de 2008 celebrado en Austria y Suiza, al imponerse en la final por 1-0 a Alemania.

Cuando se hablaba de que abandonaba los banquillos, desmintió la información diciendo que a Luis no le retiraba nadie, su último equipo fue el Fenerbahçe, de la liga de Turquía, al que entrenó en 2008 tras ganar la Eurocopa, pero salió al año siguiente, y en esa temporada se le concedió el premio de Mejor Entrenador Nacional por la IFFFHS de la FIFA.

Anuncios

Acerca de omarjonathan

Twittero y popular. Interesado en temas de comunicación y periodismo. Insportablemente inconfundible y tolerante.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Luis Aragonés, el eufemismo de la blasfemia

  1. plucin9 dijo:

    El adiós de un grande…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s