Cristian le estorba a Paula

Nació hace 25 años pero no
quiere parecer lo que todavía es.
A los tres años usó su primer vestido
Ahora, anhela ser Paula y ha intentado suicidarse
¿Cómo se aprende a ser transgénero?

Este cuerpo se divide en dos. De frente es un joven de piel morena clara, cejas pobladas, rasurado, labios gruesos, pecho y axilas parcialmente depiladas.
La espalda pegada a sus huesos y la cintura estrecha son de Paula Victoria, surgieron en 2010 cuando se inyectó estrógenos cuatro veces por semana. Cuando le salió leche de un pezón se asustó y lo dejó de hacer.

La conversación tendrá lugar en un restaurante de la colonia Bosques de Aragón, cerca de su casa. Cristian Alejandro Barranco llega a la entrevista con gafas en la mano, acelera el paso mientras voltea de derecha a izquierda, buscando a quien sonreírle. Viste pantalón entallado, blusa de tirantes negra y reboso del mismo color. La cola de caballo es rubia mientras el resto de su cabello de un tono café.

“Siempre tuve deseos de saber qué se sentía ser ella”, fue su primer comentario.
Cristian nació en la ciudad de México y hace tres meses concluyó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Actualmente estudia un posgrado en Administración y Negocios.

Su única relación estable ha sido con David a quien definió como heterosexual. El noviazgo duró cinco años y tres meses. Ahora, David se define como gay y tiene pareja.

“Terminamos porque él me dejó de buscar hace tres meses y luego me dijo que le gustaba un hombre. Era un macho, borracho y de familia muy tradicional”.

La voz tiene conflicto. Cuando dice mujer, sonríe pero al hablar de Cristian cambia el tono.

“Quiero hacer el cambio de mi acta de nacimiento ya que para el área laboral se me va hacer muy complicado porque legalmente soy del sexo masculino y me voy a tener que vestir como hombre. Usar saco, corbata, pantalones, zapatos y el cabello corto es algo que la verdad no pienso hacer. En mi ropero no tengo nada de hombre”.

El proceso de ser transgénero a transexual lo realizará en la clínica Condesa, donde le aplicarán pruebas psicológicas y hormonales. El procedimiento continuará en el registro civil, donde esperará un dictamen y una indagatoria para que legalmente ante la sociedad pueda ser una mujer.

“Tengo un trastorno con mi género mi manera de pensar, de sentir, de hablar de convivir, no corresponde con mi físico. Todos mis actos son como mujer y todo mundo los ve. Mi objetivo es operarme y ser una persona transexual”.

Cristian quisiera llamarse Paula pero a ella nadie la conoce.
Todo empezó con un berrinche. En la foto Cristian, a bordo de un triciclo con un vestido de niña puesto.

945729_10151385368487256_862941813_n

“Cuando vi esta foto en el baúl de los recuerdos me emocioné. Mi mamá me dijo que un día de berrinche estaba insistiendo que me pusieran un vestido, tenía tres años creo que es una manera conciente. Hasta que me lo pusieron, dejé de llorar y quien tomó la foto es mi papá”.

Si le pregunto a Cristian, Paula me contesta o viceversa. Tal parece que ambos se niegan a dejar de existir por lo que les propongo que la mejor manera de conocerse es que se miren de frente. Así surge el diálogo entre él y ella:

CRISTIAN. ¿Qué te molesta de mí?
PAULA. Eres más flojo y muy convencional, te gusta mucho las cosas fáciles y Paula quisiera demostrar que ya siendo mujer legalmente puede valerse por mi misma y no depender de nadie, elevarme un poco más allá.
CRISTIAN. ¿Voy a seguir siendo la misma persona si te transformas en Paula?
PAULA. Socialmente te voy a desaparecer a y legalmente también, esto genera un conflicto porque el día que mis papás mueran, y en el testamento digan Cristian qué voy hacer.
CRISTIAN. No tolero a las jotitas me caen mal les tengo homofobia, a mi lo que me gustan son los hombres, recuerdo que en la primaria había un niño que me gustaba tenia como 10 años.
PAULA. Cuando iba a cumplir 15 años pensaba que me harían fiesta. Si me cortaban el cabello hacia un drama, no me gustaba. Mas bien la sociedad me estaba prohibiendo ser.
Mis papás no lo entienden todavía.
CRISTIAN. Me urge ir con un psicólogo especialista. Yo pienso que estoy bien.
PAULA. Nunca hubo nada de masculino, de niño posaba para las fotos como niña, es mi esencia, igual en mi vida pasada fue mujer.
CRISTIAN. Mi figura no es muy masculina ¿Por qué te gusta que te digan señorita?
PAULA. Aunque no lo sea. Todo el tiempo estoy aclarando quien soy.

Para Cristian y Paula, la vida a las carreras, son fugitivos, huye uno del otro en lo público y lo privado.

Existen dos versiones, en la pública Cristian es discriminado lo que deriva en intentos suicidas. En la privada Paula es un catador de hombres.

En Televisa no había lugar para él. “Me llamaron para un entrevista, llevé mis papeles y cumplía los requisitos para hacer el servicio social. En la entrevista una mujer me empezó a preguntar sobre mi carrera sin mirarme a la cara, sólo veía a un hombre rubio vestido de traje que fruncía el ceño. Después llegó otra persona de recursos humanos y me dijo que revisaría nuevamente mi perfil y me avisarían. Jamás pasó”.

Tiempo después Cristian se enteró por un compañero de la Universidad que realizó su servicio social en Televisa que lo habían rechazado porque no tenían claro su preferencia sexual.

“Cuando eso me pasó me sentí muy mal porque también mi novio me había dejado. Tome un cúter y me corte el antebrazo izquierdo de forma muy profunda. Me quedó cicatriz. No es la primera vez que lo intento”.

En la intimidad su trabajo ha sido complacer, escuchar y callar. El usar sin ser usado lo ha convertido en un acto de vanidad.

“Usar o te usan, ya me cansé, en la universidad muchos pasaron por mi, quieren
experimentar, quieren saber, quieren probar, quieren que los penetre, ya me cansé. Los heterosexuales han sido amigos cariñosos, yo no los he incitado ni obligado a hacer nada, ellos son los que me buscan”.

Además de su noviazgo, Cristian mantiene una relación con un hombre casado desde 2005.
269938_10151385479972256_1354653035_n

Anuncios

Acerca de omarjonathan

Twittero y popular. Interesado en temas de comunicación y periodismo. Insportablemente inconfundible y tolerante.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s